25 ene. 2012



Sí, justo en ese momento de gloria para vos, lo vés, 

después de tanto tiempo & todo se te vino abajo. Ahí 

descubrís cómo son las cosas, lo equivocada que estabas, lo 

viste & se te dió vuelta el mundo, se te desacomodaron todas 

las ideas, sentís las mismas jodidas cosquillas en la panza 

que sentiste la primera vez & sentís cómo fracazaste. Ahí te 

das cuenta de que ni un millón de clavos pueden sacar al 

clavo que más te importa, que el tiempo no cura ni una 

herida, que la distancia no trae para nada el olvido. En ese 

momento te preguntás cómo vas a hacer entonces para 

arrancártelo del alma & cuánto tiempo más vas a seguir 

gastando lágrimas & tiempo; cuánto más vas a seguir 

extrañando & necesitando

al mismo infeliz.